Sesenta días

Sesenta días y yo no sé si me he vuelto loca. Los días duran menos y cada vez las noches son más largas. Mi cabeza no para de dar vueltas y de preguntarse cuándo acabará esto, corroyéndose poco a poco y a mí se me apaga la luz. Todos los días son un bajón continuo, lo único que me sana son los ratos de guitarra y acorde, saxo y swing. Estar anímicamente bien no es una opción, ni una elección, no se elige, simplemente, estás o mejor dicho, no estás, porque no te encuentras. Te levantas por la mañana sin motivación porque todos los días son iguales y en todos ellos abunda la monotonía. Muchos de los días ni siquiera el Sol se atreve a asomarse y parece que el Montgó nos mira de reojo y se ríe a escondidas.

Estás sola, piensas más de la cuenta y acabas recordando o pensando cosas que te gustaría que no fueran así, es un ciclo que no tiene final. Me encierro en mi habitación, que muchas veces se ha convertido en mi refugio, y ya no estoy igual, ya no me motiva coger el portátil y ponerme a escribir, porque desde que las musas llevan mascarilla tienen miedo de salir. Ahora la habitación se encoge y me asfixia, como si fuera una especie de venganza por todos aquellos momentos en los que podía salir y no lo hice.

Me frustra la irresponsabilidad de la gente y no poder ver a los míos mientras que otros, aunque no deberían, sí que los ven. No me quedan más fuerzas, no hago más que estudiar, comer y lamentarme por lo que no hice antes, por todos los «ojalás» que tengo en mente y por no haber valorado lo suficiente a la gente que tenía en frente. Pese a eso, resisto con la esperanza de que acabará pronto, aunque mi cabeza se niegue, pero no hay otra forma humana de pasar por esto y no ser derrotada. Ahora, las tardes huelen a sal pero el mar todavía está muy lejos.

Arrepentirse por lo que hicimos y por lo que no es una forma de vivir ahora mismo y de verdad creo que cuando nos quiten las cadenas y estemos más libres que nunca, no encontraremos motivos de los que arrepentirnos y, sobre todo, no nos quedaremos con las ganas.

Titol obra: Sesenta días
Pseudònim: @bolipapelyverso
Edat: 19 anys