Diarios públicos del confinamiento

MARZO 2020

DAVID: Todo empezó como una cosa que no era importante y que podrían parar en seguida, y no lo tomamos en serio. El foco importante estaba en Madrid, nosotros pensamos que aquí a nuestro pueblo no llegaría…Yo estaba comprando con un amigo en Mercadona y vimos una cantidad enorme de gente llenando carros hasta arriba con, sobre todo, papel higiénico. Me llamaron del trabajo, que iban a cerrar el restaurante, ese mismo día cerraron todos los colegios también. Ahí comenzó mi confinamiento. Y el de todos.

ANA: La tensión en el ambiente es creciente
El clima cada vez es más confuso Parece que ya no quede tiempo Una pandemia amenaza al mundo. Escasea desinfectante en el supermercado y me pregunto: ¿Es tan grave como avisan? Los planes de todos cambian en segundos nuestra única opción es vivir el momento.

IVÁN: Para que mi mujer teletrabaje tranquila, dedico los días a la cocina, pintar, sacar a la perra, alguna escapada a visitar a mis padres para evitar que salgan a la calle y, sobre todo, a salir con toda la familia al balcón, a la cita diaria de las 20 horas a agradecer a todos esos valientes que están velando por nosotros el trabajo que están haciendo en condiciones bien duras. El pasodoble “Xàbia” retumba por toda mi casa y parte del vecindario y si me retraso un poquito, todos me preguntan que qué pasa con la música.

SONIA: Lo que peor llevo es que mi pareja está lejos. Hoy me he levantado triste, antes de pasar todo esto del virus, los sábados me iba con mi pareja al lado del mar a charlar durante horas y ahora lo único que tengo son cuatro paredes todo el día, espero que esto pase pronto. Vuelvo mañana y te contaré un secreto…

ANA: Es una situación que nunca imaginé El tenerte tan lejos, distante y aislado. La incertidumbre me mata, anhelo una fecha con la que ilusionarme conforme se acerca. Demasiado tiempo desde que nos vimos, pero soy capaz de mantener lo que fuimos, fuego ardiente que prendió su mecha, sigo aguardando en la frontera una brecha que rompa barreras, que abra un camino, dondequiera que estés, ese será mi destino

MARÍA: He tenido tiempo para recordar, pensar y agradecer, no solo a la vida y a otras personas, sino también a mí. Siempre he intentado levantarme feliz y empezar el día con alegría y atraer pensamientos positivos. Paso el rato haciendo bastantes cosas, como dibujar, pintar, recortar…Y hablo con mi familia y mis amigos.

ABRIL

NAOMI: Yo creo que lo de la cuarentena ya va afectando a las personas, ayer hablé con un amigo y dijo que llevaba todo el día discutiendo con quien sea que le hablara y le entiendo. Yo, ayer y hoy, estoy con un humor de perros pero intento no molestar a los demás.

TONI: He ido a cuidar a mis perros, sobre todo a mi perra Estrella. No es que sea la mejor, sino que ayer se puso de parto y tenía que ver que todo estaba bien y así ha sido: tiene una camada preciosa de 5 hembras y 2 machos, todos muy guapos. Ya estoy deseando ir mañana a verlos y así también me despejo un poquito de estar en casa sin salir.

SABINA: ¡Qué susto! Esta mañana me he mirado al espejo. Tenía más bigote que mi marido y las cejas eran como las de Frida. He decidido “arreglarme” un poco la cara. Espero no engordar mucho, con el pijama de goma no lo notas. Todos los días digo: “Hoy como bien y hago ejercicio”. Y ahí lo dejo.

ÁNGELES Sufro de ansiedad y estrés y ya me están volviendo los ataques por no poder moverme. Estas sensaciones no me gustan nada, es como si me faltara el aire, como si estuviera metida en una caja con cuatro agujeros. Siento la necesidad de llorar, ni siquiera puedo tumbarme, en cualquier momento se me acelera el pulso, me tiembla el cuerpo y me entra angustia. Ahora mismo son las 4:30 de la madrugada. Espero conseguir dormir pronto.

BRUNA: El día de mi cumpleaños no me regalaron nada. No me quejé y tampoco esperaba nada, por lo que está pasando. Pero este lunes lo recordaré siempre. El día que, después de 4 años, vuelvo a tocar una guitarra. Quería una guitarra desde que volví a España pero no hubo oportunidad. Y hoy mis padres me la regalan. Estoy feliz.

CUALQUIERA EN CUALQUIER MOMENTO: ¡Qué harto estoy de los chiquillos!, ¡Qué harta estoy de mi marido!, ¡Qué harto estoy de estar yo solo!, ¡Qué harto estoy de multitudes!, ¡Qué harto estoy de tanto encierro!

MAYO

VANESSA: Soy caos, vida, cielo e infierno. Arraso con todo lo que tenga por delante, aunque después venga acompañado de arrepentimiento. Soy furia, rabia, alegría, no controlo lo que digo, simplemente actúo. ¡Por fin! Hace dos días exactamente que pude pisar la calle después de 49 días encerrada en casa.La sensación que tuve es imposible explicarla con palabras…el olor a calle, el olor a vida…me sentí tan llena y completa que en ese momento era la niña más feliz del mundo. A mi padre y a mi abuela por fin los pude ver, desde lejos, pero los vi. La cara de mi abuela al verme, la forma de mirarme me enriqueció el corazón.

DANI: Después de ocho semanas, ¡hoy a las 11 salgo!

TONI: Hola diario, mañana empezamos la fase 1, con alegría y prudencia. Todo esto es una situación rara y difícil, pero mi familia y amigos están bien. Por desgracia muchas familias no lo están, esperemos salir de esto más fuertes que antes y con alguna lección aprendida. Los cachorros ya tienen un mes y 10 días, están preciosos y aún no sé con cuál me quedaré, mis perros ya tienen ganas de ver el campo. Y yo más.

Titol obra: Diarios públicos del confinamiento
Pseudònim: Los 12 magníficos
Edat: 18-45 anys